Una de las actividades con la que los niños disfrutan más son nuestros talleres de pastelería, panadería y quesería. En El Palomar aprenden a elaborar alimentos de la forma tradicional, recuperando el sabor y la sabiduría de las recetas de antaño.

Los alumnos se asombran al ver, por ejemplo, cómo de la leche puede obtenerse queso; o cómo hacemos juntos mermelada con las frutas de la huerta. La transformación de alimentos se convierte en algo mágico que les encanta.

Comenzarán seleccionando los mejores ingredientes naturales, como harina, azúcar, levadura, etc.  Algunos proceden de nuestra granja, como los huevos camperos, que podrán coger los propios niños del gallinero, o la leche fresca, que ellos mismos aprenden a obtener al ordeñar nuestras vacas.

Los pequeños cocineros aprenderán los diferentes pasos que requiere cada receta, así como la higiene adecuada que debe seguirse en los talleres de repostería, quesería y panadería.

Tras una divertida elaboración, con la ayuda de  nuestros monitores, se asombrarán del resultado final, digno de expertos cocineros: Pan, Piruletas, Magdalenas, Galletas caseras, Almendras garrapiñadas, Queso, Bizcocho, Dulce de membrillo, Compota, Mermelada…

Algunas de nuestras propuestas:

  • Pan. Con recetas de nuestra tierra y en la Tahona de El Palomar, los niños aprenderán formas tradicionales de elaboración de la panadería artesana, al igual que hacían nuestros bisabuelos, amasando con esmero y solo utilizando ingredientes naturales.
  • Piruletas. Deliciosas piruletas de fresa, con la receta artesana de los antiguos confiteros. ¡Qué ricas!
  • Magdalenas y bizcochos. Suaves, esponjosos, con el sabor de antes.
  • Galletas caseras y de colores. Divertidas galletas de formas variadas, o de colores… Además están riquísimas.
  • Queso. Con leche fresca, recién ordeñada de nuestras vacas, y cuajo natural hacemos un rico queso, siguiendo las antiguas recetas de los pastores.
  • Almendras garrapiñadas. ¡Irresistibles!
  • Dulce de membrillo. Nuestra especialidad de la temporada de otoño, con los frutos de nuestros membrillos en su punto de madurez, azúcar y limón.
  • Mermelada y compota. Solo con azúcar y ricas frutas… ¡Deliciosas!

Y una vez terminados, los niños podrán probar los productos elaborados durante su estancia en la Granja o llevarlos a casa, envueltos con esmero, para enseñar a su familia.

Para los niños con alergias o intolerancias a determinados alimentos, adaptaremos las recetas o elaboraremos propuestas alternativas para que todos puedan disfrutar y aprender con la máxima seguridad.